Monesteriu d’Oubona

Las primeras referencias a este monasterio datan del siglo VIII, aunque en su configuración actual se presenta como una obra del siglo XIII con importantes reformas y ampliaciones de época barroca. La tradición señala que la fundación del monasterio se remonta al año 780, vinculándose a la figura de Aldegaster, supuesto hijo bastardo del rey Silo, siendo el gran promotor del centro Alfonso IX, quien en 1222 estableció el paso por Oubona como obligatorio para los peregrinos a Santiago de Compostela. 

La iglesia, románica, cuenta con una gran portada de arco de medio punto con arquivoltas, sobre cuyo tejaroz se abren sendas ventanas adinteladas en dos niveles superpuestos, rematándose todo ello con una gran espadaña de triple hueco, coronada por una cruz de hierro. Al interior, el templo cuenta con tres naves que rematan en ábside. Presidiendo el templo, un gran cristo crucificado, suspendido del techo, de época románica. 

Desde la iglesia se accede al claustro, de 1659, nunca terminado, y realizado en base a la sucesión de columnas toscazas y arcos de medio punto en el piso bajo, con ventanas en el nivel superior. Desde el exterior se accede al claustro a través de un acceso situado a la derecha de la portada de la iglesia. El mismo cuenta en la planta baja con dos arcos de medio punto y en la superior con sendas ventanas enrejadas entre las que se disponen los escudos de Castilla y León y una hornacina con la imagen de San Benito. 

El monasterio de Oubona fue declarado Bien de Interés Cultural en 1982. 

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Scroll to Top