Montefurao

Pequeña población de la parroquia de Lago, localizada a una altitud de 915 metros, en la sierra del Palo, en una zona en cuyas proximidades existen abundantes restos de antiguas explotaciones mineras romanas. El nombre de la localidad deriva de un túnel de ese momento que servía para trasvasar agua desde el río Oro al Castelo y dar servicio a los lavaderos de oro que se emplazaban allí. 

El pueblo está prácticamente deshabitado, conservando la capilla de Santiago, perteneciente antaño al hospital de peregrinos de Montefurado.

Este centro, perteneciente a los condes de Marcel de Peñalba, disponía de numerosas propiedades, lo que determinó que fuera un hospital de gran riqueza, cuyos responsables además de ofrecer lecho y comida a los peregrinos, debían garantizar el buen estado de los caminos próximos a la alberguería, disponiendo estacas en caso necesario para guiar a los viajeros, y debiendo dejar un farol encendido en el exterior del hospital para favorecer su reconocimiento por parte de los romeros, debiendo llegarse en casos extremos de niebla a llamar a gritos a los posibles peregrinos para guiarles en su camino. 

El antiguo hospital de Monterufado estaba aún en funcionamiento a mediados del siglo XIX. 

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Scroll to Top