Camín de la Costa

Etapa 1: Bustio - Llanes

Etapa de 23,67 quilómetros de perfil suave y ensin desniveles grandes que va de la ponte que crucia El Ríu Deva en Bustio y el puertu de Llanes. El Camín de Santiago traviesa los conceyos de Ribadeva y Llanes y presenta tramos que caltuvieron mui bien les sos característiques orixinales (con firme de tierra o grava) y otros que se vieron alteriaos pola construcción d’infraestructures viaries nos sieglos XX y XXI, sobre manera la carretera nacional N-634, que parte de la ruta va pelos sos arcenes.

Esta etapa pasa per una zona de transición ente Cantabria y Asturias, lo que tien el reflexu nel paisaxe y na arquitectura que s’atopa a lo llargo de la ruta xacobea, onde son munchos los exemplos d’edificaciones inspiraes en modelos constructivos cántabros (la que llamen arquitectura montañesa) y otros más propios de la tradición d’Asturies. Esta situación evidénciase sobre manera nel conceyu de Ribadeva, que precisamente formó parte de les Asturies de Santillana o de la provincia de Santander dellos sieglos na Edá Media y Moderna, hasta la so reincorporación definitiva a Asturies en 1833. Ye esta, igualmente, una zona onde la presencia de los llamaos indianos foi determinante, sobre manera nos sieglos XIX y XX. Trátase de persones qu’emigraron a América por motivos económicos y que trunfaron nel llugar d’acoyida, promoviendo nos sos pueblos d’orixe la construcción d’edificios residenciales bien grandes qu’amosaben l’estatus nuevu al que llegaren. Igualmente, financiaron, en solitario o al traviés d’asociaciones d’emigraos que veníen del mesmu llugar, la realización d’obres públiques, como redes de saniamientu o allumáu, o la construcción d’equipamientos del tipu d’hospitales, biblioteques o centros culturales, posibilitando d’esta manera que poblaciones pequeñes cuntaren a primeros del sieglu XX con un nivel de servicios propiu de les ciudaes grandes. La villa de Colombres ye un exemplu paradigmáticu de too esto.

Son munches les referencies históriques qu’existen en rellación col pasu de pelegrinos p’hacia Compostela per estes tierres, dende les menciones al hospitaleru encargáu de prender una lluz toles nueches na capiya del Cristu d’El Bau pa orientar a los romeros, pasando pela existencia en Llanes d’un hospital de pelegrinos fundáu yá en 1330, ensin escaecer el fechu de que yá nel Fueru de Llanes, carta fundacional d’esta villa costera, se fixere alusión a los pelegrinos y al so derechu a facer el camín en paz.

Esti ye un camín llaráu d’ilesies d’un interés patrimonial bien grande, como les de Santa María de Colombres, San Acisclo de Pendueles, Santa María de Puertas de Vidiago o San Roque l’Acebal, mesmo que por capiyes como les d’El Bau en Ribadeva o El Cristu de Llanes, ensin escaecer humilladeros pequeños o capiyes d’ánimes, espeyu de la relixosidá popular, presentes nel Camín del Cantu, cerca de Colombres, en Buelna o na redolada de San Roque l’Acebal.

Descripción de la etapa

Km 0  – Bustio

El puntu de partida d’esta etapa del Camín Costeru ta na ponte que crucia El Ríu Deva, divisoria ente les comunidaes de Cantabria y Asturies y ente les localidaes d’Unquera y Bustio. Esta ponte asítiase cerca del puntu onde El Ríu Deva s’axunta col mar Cantábricu, conformando La Ría de Tinamayor y una llende natural clara ente les dos comunidaes autónomes. Primero de construyise esta ponte, el calce del ríu travesábase gracies al usu d’embarcaciones pequeñes o chalanes. Ta documentada la existencia d’un embarcaderu más pal norte de Bustio, nel llugar conocíu na Edá Media como Puertu Chicu, dende onde salía un camín que llueu llegaba a la ilesia de Santa María de Tina (güei en ruines pero caltién entá la estructura de la construcción románica) y más p’alantre a la capiya de Santu Medé, na redolada del pueblu de Pimiango, na rasa costera del conceyu de Ribadeva.

Namás cruciar la ponte, llégase al llugarín de Bustio, primer localidá d’Asturies, nel conceyu de Ribadeva. Trátase d’una población que caltién abondes viviendes de tipoloxía tradicional, con contrafuertes de cantería a cada llau ente los que se disponen normalmente dos plantes, con presencia na d’arriba d’un corredor de madera. Tamién hai exemplos d’arquitectura montañesa, bones d’identificar por ser viviendes de gran porte con munchu protagonismu de la cantería y normalmente con una torre bien alta d’un llau. Un exemplu destacáu d’esti tipu de construcciones ye “Villa Delfina”, escontra la qu’empobina la ruta xacobea en cruciando la ponte sobre El Ríu Deva.

El Camín de Santiago discurre ente “Villa Delfina” y otra construcción tradicional, con fachada de piedra visto hacia la ponte. Escomienza entós la xubida mayor d’esta etapa, a traviés del llamáu Camín del Cantu, un tramu de dos quilómetros aproximao, con firme que combina partes d’empedráu con otres de formigón, y que lleva directamente a Colombres, capital del conceyu.

Sálvense nestos dos quilómetros más de 120 metros de desnivel, al traviés d’una vía que cunta con perspectives bien abiertes, que dexen acolumbrar dende Los Picos d’Europa a la esquierda al pueblu de Pimiango a la derecha, localidá ésta que se nos presenta como una población de desenvolvimientu llinial no alto d’una collada, dominada pola torre de la ilesia nel estremu esquierdu. Na redolada de Pimiango asítiase la cueva d’El Pindal, con pintures paleolítiques y declarada Patrimoniu Mundial nel 2007.

La xubida del Camín del Cantu caltiénse hasta llegar a una capiyina d’ánimes que queda a la derecha de la ruta. Dende equí, la vía enllana hasta llegar a les primeres construcciones qu’anuncien la llegada a Colombres, la capital de Ribadeva.

Malapenes dos quilómetros depués d’adientrase n’Asturies, el Camín de Santiago llega a la primer capital de conceyu, Colombres, villa declarada nel 2013 Bien d’Interés Cultural baxo la categoría de Conxuntu Históricu.

El Camín de Santiago llega a Colombres pela continuación del Camín del Cantu, ente viviendes unifamiliares de gran porte, densificándose a poco y a poco’l caseríu hasta llegar al centru de la localidá. La ruta xacobea traviesa’l nucleu urbanu d’Este a Oeste, discurriendo peles cais Lamadrid, Pío Noriega y Francisco Sánchez Noriega.

Nel so percorríu pela capital de Ribadeva, el Camín de Santiago dexa conocer dalgún de los requexos y edificios más señalaos de la localidá, empezando pela ilesia de Santa María, edificiu interesante con oríxenes nel sieglu XV qu’esperimentó una reforma grande a mediaos del XIX que-y dio la configuración actual, con dos torres a cada llau de la portada. Depués de pasar pela ilesia, el Camín de Santiago arrodia la plaza central de Colombres, espaciu diseñáu en 1895 y presidíu pola casa conceyu y cola estatua del gran benefactor local, Manuel Ibáñez Posada nel medio. Frente a la casa conceyu, al otru llau de la plaza, allúgase la Quinta Guadalupe, sede del Archivu d’Indianos y Muséu de la Emigración d’Asturies.

El Camín pasa per cais onde se pue estremar de manera mui evidente la convivencia del caseríu más tradicional de Colombres (viviendes d’una o dos plantes, con muriu cortafueos a cada llau de les fachaes y davezu con balcones y corredores) coles edificaciones de promoción indiana, de les que tenemos exemplos escepcionales a la salida del pueblu, casu de la imponente Casa de las Palmeras, cola so avenida d’accesu con palmeres de gran porte a los dos llaos, la Casa de los Leones o la Quinta Buenavista.

Depués de pasar per Colombres, el Camín sigue, siempre en dirección Oeste, pela cai y Camín de Badalán, pasando d’a poco d’un ámbitu urbanu a otru entornu más propiamente rural. En saliendo del nucleu, déxase a mano derecha un cruceru tradicional y al poco llégase al llamáu Camín de las Concharascas, una vía ensin asfaltar, de tierra pisao y piedra, que nuna baxada suave, y pasando a la vera d’una encina centenaria sola, lleva al llugar d’El Bau, desde onde se sigue hasta pasar al llau de la capiya del Santu Cristu, llugar d’una historia xacobea bien llarga.

Dende equí produzse pronto l’alcuentru cola carretera nacional N-634, onde hai que retroceder dos centenares de metros en dirección Este, pel arcén d’esta vía, que ta adaptáu pal tránsitu de los peatones. A l’altura d’un edificiu de color mariello que queda nel llau esquierdu (na dirección que garra agora’l Camín) de la carretera, y que correspuende a la pensión Oyambre, hai que cruciar la vía y siguir en dirección a Pimiango.

El Camín sigue un centenar de metros pel arcén de la carretera local RD-1, separtáu de la carretera por un guardarraíl y que tien firme de grava. Al averase al cementeriu de Colombres (asitiáu a mano derecha y que nun se llega a arrodiar), tuércese a la esquierda, colo que la ruta sigue un quilómetru per una vía paralela a l’autovía, col firme formigoniáu a lo primero que da pasu depués a otru de piedra compacto. Trátase en dambos casos d’una vía bien ancha, construyida nos primeros años del sieglu XXI al mesmu tiempu que l’autovía del Cantábricu, que va en paralelo pela esquierda. Nos primeros metros de percorríu per esta vía déxase a mano derecha la estación de ferrocarril de Colombres.

Nel tramu final, esta vía pasa a tener firme asfáltico y lleva directamente a una rotonda d’enllaz cola N-634. Equí hai que cruciar la carretera nacional y siguir pel arcén hacia La Franca, pueblu que se traviesa ensin metese nél y que conduz directamente, a mano esquierda (a l’altura del barriu llamáu El Corral d’Abaju), al esvíu pa la carretera AS-346, en dirección a Santulalia, per onde sigue’l Camín de Santiago yá nel últimu tramu pel conceyu de Ribadeva.

La ruta sigue per esta carretera autonómica unos 750 metros, cruciándose El Ríu Ahíjo y llegando hasta una curva al pie d’unos afloramientos de peña en superficie, sitiu onde la ruta dexa la carretera y s’esvia pa un camín de piedra compactao que lleva hasta la ponte d’El Campu sobre El Ríu Cabra, llende ente los conceyos de Ribadeva y Llanes. Esti ye un espaciu que se tresformó muncho por cuenta de la construcción de l’Autovía del Cantábricu, y que na actualidá ta domináu polos pilares ablucantes de dos viaductos que salven el valle d’El Ríu Cabra a una altura curiosa.

La ponte marca la llende ente los conceyos de Llanes y Ribadeva, y foi munchos años, ente 1230 y 1833, tamién la llinia divisoria ente Asturies y la provincia de Santander, hasta que cola reorganización provincial promovida pol primer Gobiernu lliberal español esti conceyu, igual que les dos Peñamelleres, pasaron definitivamente a formar parte del Principáu.

En cruciando la ponte d’El Campu, entama una xubida pindia pero curtia per un camín de construcción recién, con firme de piedra compacto y grava que pasa pente los pilares del viaductu de l’autovía y qu’a y a poco va ruralizando, pasando a ser una sienda tradicional, con sebes y matos peles veres, y qu’en dirección Norte lleva, en poco más de mediu quilómetru, hasta los restos de l’antigua venta de Santiuste, asitiada a la derecha del Camín, y que ye ún de los llugares tradicionales de descansu que se vinculaben a esta ruta xacobea de la costa llanisca.

Depués de pasar la venta, entama una baxada pindia de malapenes 300 metros contra la carretera N-634. Dende equí pue acolumbrase la costa cantábrica, nuna zona especialmente guapa (tamién se puen ver, frente al Camín, al otru llau de la carretera nacional, los famosos bufones de Santiuste).

El Camín va pel arcén d’esta carretera nacional unos 700 metros. En faciendo esa distancia, hai un esvíu a la esquierda que dexa garrar un camín paralelu a la carretera, una vía de serviciu col firme de piedra compactao que fai posible apartase de la vía de tráficu rodao unos 450 metros aproximao. Al principiu d’esti esvíu apaecen dos estructures correspondientes a lo que yera un refuxu de pastores y a una capiya d’ánimes, treslladaes dende’l so emplazamientu primeru por cuenta de la construcción de l’autovía. Esti esvíu acaba cola incorporación otra vez al arcén de la carretera nacional, que sigue un quilómetru más enantes de llegar al primer nucleu de población de Llanes qu’alcuentra la ruta xacobea costera, Buelna.

El Camín pasa a la vera del llugar de Buelna pel arcén de la carretera nacional tol tiempu. Dende equí pue contemplarse esa arquitectura tradicional tan guapa que caracteriza a munches de les edificaciones del pueblu, igual que dalguna casona, cola so portada d’accesu monumental, casu de la del Conde del Valle. En dellos puntos, el llugar presenta un frente cuasi continuu de construcciones de dos altures con corredores de madera ente cortafueos nel pisu d’enriba. Tamién se pue ver dende’l Camín la ilesia de Santa María. La ruta pasa amás xusto al llau d’una capiyina d’ánimes.

A la salida de Buelna, el Camín sigue pel arcén de la carretera nacional unos 400 metros, hasta llegar al esvíu al pueblu de Pendueles, onde enllaza cola carretera local LL-3.

Equí entama un debalar per dellos caminos locales que van dar toos al llugar de Pendueles. Al poco del esvíu pásase per un pasu fonderu per debaxo de la llinia del ferrocarril y pronto, nun cruz de caminos, déxase a mano esquierda una placina pública con una fonte. El Camín sigue pal Oeste pelos barrios de Verines, Arenas y La Venta (topónimu ésti que recuerda que nesti llugar existió una hospedería al serviciu de los viaxeros), al traviés de caminos asfaltaos ente cases. Munches d’estes cunten con murios de zarru construyíos a base de piedra superpuesto en seco, qu’acompañen la ruta xacobea bona parte del so percorríu per Pendueles.

Nel so pasu peles viviendes de la parte d’abaxo de Pendueles llega’l Camín al cementeriu. Delantre hai una isleta vexetal tres de la que sigue pa la derecha, en dirección a la ilesia de San Acisclo, reconocible pola so torre d’inspiración medieval y poles grandes dimensiones d’un templu que caltién una portada románica que se pue contemplar dende fuera. Nel llau sur del edificiu pue vese un vía crucis a base de cruces exentes y otres reproducíes na mesma fachada de la ilesia.

La ruta sigue pela carretera LL-3, con una xubidina que va dexar dir contemplando dalgunes de les construcciones más destacaes del pueblu, amás de vistes bien amplies del llugar. El Camín yá ye una cera urbana dafechu, que pasa a la vera del espaciu central de sociabilidá del pueblu: una plaza con una bolera. A mano esquierda, detrás de la primer curva que s’atopa al pasar la ilesia, pue vese, no alto, el palaciu del Conde del Valle de Pendueles. Na so parcela llevántase la primer panera qu’apaez nesti itinerariu del Camín Costeru asturianu.

Un poco más p’alantre, tamién a mano derecha, alcuéntrense les murueques del imponente palaciu de Santa Engracia, anguaño n’estáu d’abandonu pero que tovía impresiona poles dimensiones y pola evocación del esplendor pasáu que conoció, del qu’entá hai testigos en forma de fontes y adornos de los antiguos xardinos que s’allugaben ente’l Camín y la construcción.

En pasando esti palaciu hai que siguir de frente, pa contra la salida del pueblu, pasando per una ponte sobre les víes del tren y dexando a mano derecha depués un prau arriodiáu por peñes ente les qu’hai güequinos onde avecen a metese les vaques.

Dende esta salida de Pendueles, el Camín incorpórase otra vez al arcén de la carretera nacional N-634, en dirección a Llanes. Ochocientos metros depués, llégase a una rotonda, que se traviesa siempre en dirección a la esquierda, hasta pasar per debaxo d’un pasu eleváu, llegando a otra rotonda, qu’hai que bordiar. Después hai que siguir dalgo más de 600 metros pel arcén de la carretera nacional, en dirección Llanes, hasta llegar al pueblu de Vidiago.

Ente les primeres construcciones que se ven a la vera del Camín de Santiago en llegando a Vidiago, nel barriu de Casa’l Ríu, destaca dalguna gran casona con portalada. Al poco de pasar estes primeres cases, l’arcén de la carretera nacional da pasu a una cera, pela que sigue’l Camín, hasta llegar a un cruz onde la ruta garra l’esvíu a la esquierda, na zona conocida como La Bolera.

Xúbese una cuestina y entama’l percorríu pal Oeste, en paralelo a la carretera nacional, dexando a mano derecha’l nucleu del pueblu, cola so ilesia de Santa María de la Paz.

El pasu pelos barrios d’El Trichoriu, El Costazu, Riviescas, Gozalo y Las Llombetas, na zona alta de Vidiago y a la escontra de Riegu, trescurre per un camín asfaltáu, ente murios de zarru de piedra y cases de fechura tradicional, munches con corredores de madera. En pasando les últimes cases del pueblu, la ruta xacobea sigue per un Camín de firme de tierra, con murios de piedra de dimensiones bien curioses a los llaos.

Esti Camín, rural dafechu, va al pie de la Sierra de la Borbolla, per sitios con vexetación y arboláu abondo, y lleva directamente, depués d’unos 400 metros, hasta’l siguiente pueblu, Riegu.

El Camín de Santiago traviesa’l pueblu de Riegu pela parte cimera, ente cases de fechura tradicional, agrupaes en barrios pequeños ente los qu’hai espacios de llabranza zarraos por murios de piedra. Llégase a un espaciu públicu abiertu, onde hai una fonte y, a mano derecha, les escueles de primaria, de promoción indiana y un valor arquitectónicu importante.

La ruta sigue ente cases más espaciaes, dalgunes de gran porte y onde s’acolumbren instalaciones deportivas particulares de grandes dimensiones, pelos barrios de L’Aldea, La Cueva, La Boleta y El Tornu. En determinaos puntos vese a mano derecha la carretera nacional y el nucleu de Puertas de Vidiago, al que la ruta xacobea nun llega.

El Camín presenta firme asfáltico hasta pasar les últimes cases del barriu d’El Tornu. Entós, pasa a convertirse nuna sienda con firme de tierra, que va a lo primero ente murios de piedra, en sentíu perpendicular a la marcha previa, y qu’acaba desembocando nuna mata pequeña y mesta. La marcha vuelve a empobinar pa contra l’Oeste en mediu de la mata, hasta xuntase con una pista forestal, que se sigue en dirección Oeste, hacia la esquierda, na redolada del ídolu de Peñatú, al que se pue llegar dende un camín perpendicular a la ruta xacobea, en dirección Sur.

La sienda sigue hasta l’aula de interpretación de Peñatú, edificiu modernu que queda a mano derecha del Camín, nun puntu onde’l percorríu fai un quiebru p’abaxo que lu lleva hasta’l arcén de la carretera nacional N-634. Escomienza entós un percorríu de poco más de dos quilómetros per esi arcén onde se dexen a mano esquierda, depués de cruciar El Ríu Purón, les instalaciones d’una piscifactoría y un camping, igual qu’una antigua casona de dimensiones bien grandes, correspondiente a la histórica Venta’l Pumar. 

D’esta manera llégase a una rotonda, con indicación viaria a San Roque l’Acebal y a l’Autovía A-8. En pasando esi cartel, crúciase la carretera y circúlase pa la esquierda. Darreu entama un camín de tierra y piedra que s’esvia de la carretera nacional y que avanza pa contra un pasu inferior de la vía, enllazando con un camín que va pal Oeste de manera más o menos paralela a la carretera nacional. Esti Camín, a lo primero de piedra compacto, va dando pasu a una ruta más primitiva, col firme de tierra y con abonda vexetación peles veres. Al avanzar atópase, a mano esquierda, al oriella del Camín, una capiyina d’ánimes.

Unos metros depués de la capiya d’ánimes, el Camín vuelve a incorporase al arcén de la carretera nacional. Depués de 215 metros nesti casu, llégase al pueblu de San Roque l’Acebal, siguiente localidá llanisca del Camín costeru.

Depués del cartel identificativu del pueblu, asitiáu na carretera nacional, el Camín de Santiago tuerce pa la derecha, per una carretera local, de firme asfaltao, que va ente viviendes y zarros de piedra de finques y parceles, nuna zona conocida como Camín Real. Llégase, en dirección Oeste, a un camín de tierra, enmarcáu por matos, bardiales y dalgún árbol, hasta desembocar na parte d’atrás d’una construcción moderna de dos pisos y un baxu d’altura curiosa. El Camín pasa pela derecha del aparcamiento d’esta construcción, sigue per delantre d’un edificiu de cantería y porte monumental correspondiente a una ilesia que nun se llegó a acabar nunca. Ensiguida yá se llega al centru del pueblu de San Roque l’Acebal, a los pies de la cercana sierra de Cuera.

La ruta sigue per una cera nel marxe derechu de la carretera nacional que traviesa San Roque l’Acebal, hasta llegar a la redolada d’una estación de serviciu y xusto enantes de llegar a ella crúciase la carretera y pásase a circular per un camín vecinal asfaltáu, que va per detrás de la estación de serviciu y una partida de cases hasta volver a desembocar na carretera nacional, enfrente d’una casona indiana que tien dos palmeres delantre.

El Camín coincide 300 m col arcén esquierdu d’esta vía. Depués llégase a una rotonda, que s’arrodia. La ruta xacobea pasa a dir per una cera. Depués de la rotonda síguese pela cera, dexando p’atrás una edificación y torciendo a la derecha per un pasu fonderu. El Camín empieza entós a xubir, primero per una pista asfaltada qu’al poco pasa a tener el firme de piedra compacto y que, depués de dellos xiros, conflúi nun camín rural con firme de tierra mui encaxáu ente turries y castaños. Pocos metros después el Camín llega al altu de La Ḥorcada, onde s’alluga la capiya del Cristu del Camín, llugar de gran devoción pa los llaniscos y de llarga historia xacobea.

Dende la capiya del Cristu, el Camín entama a baxar pela zona de La Ḥorcada y La Portiella pa contra la villa de Llanes, al traviés d’una carretera asfaltada qu’a poco y a poco va dando pasu a una cai con ceres, con viviendes unifamiliares de construcción recién a cada llau, qu’acaba nuna rotonda yá nel nucleu urbanu. La ruta tuerce pa la esquierda, entroncando cola avenida de la Concepción y coles cais Pidal y Las Barqueras, hasta llegar a la ponte sobre El Ríu Carrocéu que marca’l final d’esta etapa, y que ye un puntu bárbaru pa entamar a esplorar la villa llanisca. Nesti primer tránsitu pela villa de Llanes, el Camín pasa a la vera de delles casones de bones dimensiones, promovíes en munchos casos por indianos retornaos d’América. Trátase de construcciones d’últimos del XIX o primeros del X, como’l palaciu de Partarríu, Villa Concepción o Villa Flora. Tamién hai dalgún exemplu de construcción d’otros estilos, como la Villa de Los Barquitos, que ye montañesa.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Scroll to Top