Camín de la Costa

Etapa 2: Llanes - Ribeseya

A lo llargo de los 30,06 quilómetros que garra esta etapa percuérrese la metá occidental del conceyu de Llanes y la oriental del de Ribeseya, conectando les dos capitales municipales.

Trátase d’una etapa llarga pero en xeneral ensin grandes desniveles, anque tien dos cuestes de dalguna entidá ente Niembru y Beón y en Piñeres de Pría, onde s’alcuentra la altura máxima de la etapa, d’unos 110 metros. El Camín va lo más d’él per caminos rurales, anque tamién hai tramos de coincidencia con arcenes de carreteres y travesíes per pueblos y villes, casu de les propies capitales de conceyu y de los núcleos de Po, Celoriu, Barru, Naves, Villaḥormes, Nueva, Piñeres, Cuerres y Toriellu. L’asfaltu domina más de la metá del percorríu, anque tamién hai un porcentaxe importante de víes con firme de tierra y grava.

L’arquitectura tradicional asturiana ta mui presente en toes estes localidaes, con abonda presencia d’horros y paneres, construcciones auxiliares mui definitories del paisaxe. Les villes de Llanes y Ribeseya, declaraes Conxuntu Históricu, cunten con centros urbanos d’una calidá arquitectónica notable, onde son abondos los exemplos de bones construcciones d’época moderna y contemporánea, calteniéndose en bona midida un parcelariu y distribución de cais qu’alcuentra l’orixe na Edá Media. Grandes monumentos, como la basílica de Llanes, los restos del recintu murariu d’esti llugar, el monesteriu de San Salvador de Celoriu, cola so torre románica, la ilesia de Niembru o’l monesteriu de San Antolín de Beón, marquen el percorríu del Camín de Santiago nesta etapa.

Pocos tramos de la ruta xacobea costera d’Asturies faen tantu honor al nome como dellos de los qu’hai nesta etapa, que llega inclusive a pasar unos metros pela arena de la playa de Borizu en Celoriu. El Camín pasa tamién al llau de la playa de Beón, anque ye verdá que lo más del percorríu faise pel interior, nel espaciu qu’hai ente la costa y les orielles de les sierres planes que marquen la transición a l’Asturies interior.

Les villes de Llanes y Ribeseya tienen una historia xacobea bien llarga. Nel casu de Llanes, les alusiones a los pelegrinos remóntense al propiu documentu fundacional del llugar, nes primeres décades del sieglu XIII, mentes qu’en 1330 fundóse’l so hospital de San Roque, el más antiguu de la costa oriental asturiana y que tuvo funcionando hasta’l sieglu XIX. Munches son les referencies al pasu de pelegrinos de delles nacionalidaes europees peles sos instalaciones. Dalgunos d’ellos finaben en Llanes, de lo que queda constancia documental nos llibros de difuntos de la ilesia parroquial. Tamién cuntaba con una alberguería’l monesteriu de San Salvador de Celoriu, fundáu en 1107 y que dende’l sieglu XVI incorpora a les sos propiedaes el monesteriu vecín de San Antolín de Beón, tamién apegáu a la ruta xacobea. Referencies a otros hospitales de pelegrinos nesta etapa alcontrámosles en Nueva y na capital ribeseyana. D’esta manera, hai noticies documentales sobre la existencia d’un hospital de pelegrinos de Ribeseya yá nel añu 1486, edificiu que pervivió hasta que lu valtaron en 1861. 

Descripción de la etapa

Entama la etapa na ponte enriba d’El Ríu Carrocéu de Llanes, en metá del centru urbanu de la capital. Dende esti puntu, la ruta sigue pa contra’l puertu, baxando per una rampla hasta’l calce del ríu, que se sigue a lo llargo de una trentena de metros hasta llegar a la segunda cai perpendicular que sal a la esquierda, la de Manuel Cue, pela que sigue’l percorríu.

La de Manuel Cue ye una cai llarga y estrecha, con viviendes de dos y trés pisos y abondos balcones y galeríes. Dalguna d’estes construcciones fíxose nun espaciu delimitáu por murios cortafueos, qu’atestigüen l’antigüedá de la edificación.

La cai Manuel Cue da pasu a la de Posada Herrera, enanchando a poco y a poco’l vial hasta llegar a la plaza de Cristu Rei, onde hai una concentración bien grande d’edificios monumentales, escomenzando pela Casona de Ramón Miranda, construcción d’últimos del sieglu XVII, na vera derecha del Camín, y siguiendo col palaciu de Posada Herrera, a la esquierda del Camín, actual sede de la Casa de Cultura, énte la basílica de Santa María del Conceyu. Al final de la cai alcuéntrense les murueques del palaciu del Duque d’Estrada, construcción en ruines dende la quema que sufrió n’época de la guerra de la Independencia a primeros del sieglu XIX. Na parte d’atrás de la ilesia allúgase otru de los grandes palacios llaniscos, el del Cercáu, conformándose d’esta manera un nucleu arquitectónicu de calidá y variedá escelente, que remite a lo meyor de l’arquitectura culta asturiana d’últimos del medievu y de la edá Moderna.

En llegando la cai Manuel Cue al final de la plaza de Cristu Rei, énte la basílica de Santa María, el Camín da un quiebru pa la esquierda y sigue per una cai estrecha ente’l palaciu de Posada Herrera y construcciones vinculaes a la muralla medieval de Llanes, bordiando una de les sos torres, hasta llegar a una baxada con escalones que se sigue hasta enllazar cola cai d’Alfonso X. El percorríu sigue entos pa la esquierda, bordiando la torre de la muralla medieval y baxando per unes escaleres hasta llegar a la cai que queda ente los llaterales de los edificios de la casa conceyu y del antiguu casinu de Llanes. Apuértase d’esta manera a la cai de Nemesio Sobrino, per onde sigue la ruta xacobea, pa la derecha.

Al poco d’entamar esta cai déxase a mano derecha el gran edificiu del antiguu monesteriu de les Agustines Recoletes (depués colexu de La Encarnación y anguaño establecimientu hoteleru). La cai y el Camín pasen per ún de los costaos de la edificación, nuna parte onde la vía ta conformada por un auténtico pasillu vexetal, gracies a una filera doble de pláganos que con poda tres de poda acabaron enllazando per arriba hasta facese esi túnel pel que pasa la ruta xacobea. Depués d’esti tramu llégase al parque de Posada Herrera (parte de l’antigua finca del monesteriu), presidíu por una estatua dedicada a esti prócer del llugar, llevantada en 1893. Déxase esti parque de llau y síguese pela cai Nemesio Sobrino, nuna zona onde abondan les construcciones d’interés, dende viviendes d’estilu tradicional asturianu a xalés indianos arrodiaos tovía de xardininos, pasando por edificaciones d’estilu racionalista.

Depués d’un quilómetru, aproximao, y depués de que la cai Nemesio Sobrino dexe pasu a la d’Egido Gavito y dexar atrás la urbanización La Atalaya, llégase a un solar usáu como aparcamientu de vehículos. Traviésase nesti momentu la cai y crúciense les víes del ferrocarril, xunto al edificiu del tanatoriu de Llanes. El Camín presenta nesta parte un firme asfaltao, y el so cursu sigue pa la derecha, en travesando les víes del tren. La ruta sigue xunto a un prau y unes naves ganaderes qu’hai nuna curva, y más, hasta pasar perbaxo d’un pasu eleváu d’una carretera. Nesta zona la ruta yá presenta firme de tierra y grava, nun entornu cada vez más rural. En travesando’l pasu fonderu, llégase a una parte llana, dominada pola pradería y con perspectives bien amplies, que dexen contemplar al fondu la sierra de Cuera.

Malapenes mediu quilómetru depués del pasu fonderu llégase al cementeriu de Po, puntu onde’l camín pasa a tar asfaltáu otra vez. Esti camín lleva directamente al nucleu de Po, per una zona primero asfaltada y depués yá de cera, bordiada por un muriu de piedra altu y llargu.

 

Po ye una población que debe gran parte de la so configuración actual al llabor de los indianos d’últimos del XIX y primeros del XX, responsables de la construcción de los principales edificios del llugar, como la ilesia parroquial, les escueles o la bolera. Amás d’estes construcciones públiques, Po cunta con una bona representación de viviendes datables ente los sieglos XVII y XX, d’estilos diferentes, que van de l’arquitectura tradicional asturiana a los diferentes estilos nos que los indianos construyeron les sos residencies.

El Camín de Santiago adiéntrase en Po pela cera que lleva a la ilesia parroquial. Hai que cruciar la cai na curva asitiada tres del ábside d’esta construcción, enllazando con un camín de tierra estrechu, ente muries de piedra, que lleva directamente al templu, domináu pola torre, que ta na vertiente occidental de la construcción y que presenta na fachada sur un pórticu zarráu, con seis columnes que se llevanten enriba d’una muria pequeña per un costáu. Pela parte norte, la ilesia ta arrodiada por un parque bien ampliu, onde hai un espaciu conmemorativu dedicáu a Egidio Gavito Bustamante, un benefactor local al que los vecinos-y dedicaron esti monumentu en 1911. Trátase d’una construcción en piedra de cantería caliar, que conforma un semicírculu dientro del que se dispón, sobre una estructura escalonada, un pódium presidíu pola estatua sedente del benefactor, en bronce, obra de Sebastián Miranda. Detrás d’esti monumentu hai un pinu bien altu y curiosu, solu.

En llegando a la ilesia, el Camín de Santiago tuerce a la esquierda, a la parte cimera de Po, a la que se llega per una cai perpendicular a la fachada oriental del templu (onde ta la torre), que xube pa contra un espaciu de caminos estrechos y de trazáu irregular, ente viviendes unifamiliares cercaes por murios de piedra, pelos barrios d’El Cantón, Marrubiu y Pindal. Dalgunes de les construcciones amuesen gran antigüedá; dalguna hai con talles nos sillares de dinteles y contrafuertes; otra construcción presenta una planta semicircular que recuerda a los ábsides d’ilesies antigües. Traviésase una placina y depués pásase penriba de les víes del ferrocarril de vía estrecha, desembocando al final d’esti percorríu en ciszás na carretera autonómica AS-263. El percorríu sigue per esta vía, pa la esquierda, dexando atrás el pueblu.

Déxase atrás Po y síguese pel arcén, estrechu y a veces inexistente, de la carretera autonómica, dexando a la derecha dellos cruces con otres carreteres locales, que nun se siguen. Ye’l casu d’un esvíu qu’hai na propia salida del pueblu y que lleva a la cercana playa de Po, o de los que más p’alantre dexen acceder al camping del llugar o a un depósitu d’agua.

Ochocientos metros depués de salir de Po, y tres d’un muriu de piedra qu’hai na parte esquierda de la ruta, el Camín de Santiago dexa l’arcén de la carretera autonómica y ésviase pa un caminín rural a la derecha, con firme de piedra y tierra, conformando una pista que sigue ente praos (nuna zona conocida como la Ería de la Serna) unos trescientos metros hasta llegar a una bifurcación, onde hai que siguir de frente, bordiando una parcela qu’hai a la esquierda, arrodiada por una sebe y que dientro tien munchos árboles y una panera solitaria. Dende esti puntu, la ruta sigue per una pista unos 400 metros, ente praos y con dalgún árbol solitariu y muros de zarru de parceles, construyíos en piedra. Depués d’esa distancia’l firme del Camín pasa a tar asfaltao, y llégase a una zona onde empiecen a abondar les viviendes unifamiliares, en xeneral construyíes nes últimes décades del sieglu XX, que señalen la llegada al nucleu de Celoriu, siguiente población a la que llega’l Camín costeru al so pasu pel conceyu de Llanes, d’una historia xacobea bien llarga, pos yá nel sieglu XII hai constancia de la existencia d’un hospital de pelegrinos.

El percorríu pela primer parte del nucleu de Celoriu faise per un camín asfaltáu qu’ente murios de zarrar parceles, munchos d’ellos llevantaos con bloques de formigón. Caltiénse dalgún tramu reducíu de zarros tradicionales a base de piedra caliar de la zona, que se fai más frecuente de la que nos vamos avercando al nucleu urbanu. Síguese derecho, dexando atrás caminos perpendiculares que van surdiendo a los llaos de la ruta. Nuna d’eses conexones con otros caminos, nun espaciu abiertu pequeñu, déxase a mano esquierda de la ruta un cruceru llevantáu sobre una escalinata de piedra con cuatro pasos y una base tamién de piedra, con rombos tallaos pelos costaos.

Depués d’esti cruceru, el Camín sigue de frente, y ensiguida llega a una zona d’edificación más mesta, con abondes viviendes unifamiliares, onde hai yá un tramu de ruta onde se punxeron ceres na vera de la derecha del Camín (nel sentíu de la marcha d’ésti). Esta zona con ceres y construcciones modernes lleva a un encruz de cuatro caminos, en curva, con un muriu de piedra pel borde curvu, énte’l Camín. Nesti puntu, ha siguise pa la derecha, pa contra l’antiguu monesteriu de Celoriu, fundáu en 1107 y que dende’l sieglu XII acoyó una alberguería pa los pelegrinos del Camín de Santiago. Llégase a esti monumentu en malapenes 150 metros.

El Camín va bordiando San Salvador de Celoriu. Dientro d’él llevántase la estructura de l’antigua torre románica, mentes que nún de los llaos del conxuntu ta la ilesia.

El espacio libre abierto frente a la iglesia y el antiguo monasterio cuenta con un pequeño monumento dedicado a Paulino Crespo Martínez, consistente en una lápida sobre un soporte de piedra. Otro monumento conmemorativo, dedicado en esta ocasión a José García Fernández (y que cuenta con una lápida bajo una estructura piramidal construida en hormigón) flanquea la ruta jacobea en este punto. 

L’espaciu llibre abiertu énte la ilesia y l’antiguu monesteriu cunta con un monumentu pequeñu dedicáu a Paulino Crespo Martínez, consistente nuna llábana sobre un soporte de piedra. Otru monumentu conmemorativu, dedicáu nesta ocasión a José García Fernández (y que tien una llábana embaxo d’una estructura piramidal construyida en formigón) queda al pie de la ruta xacobea nesti puntu.

En pasando’l monesteriu y ilesia de San Salvador, el Camín de Santiago llega a les playes de Las Cámaras y La Palombina de Celoriu, que tán siguíes. El percorríu sigue pel so paséu marítimu, pasando per dos miradores habilitaos nél, hasta llegar a una rampla que lleva a la mesma arena de la playa de La Palombina, pela que va la ruta xacobea dalgo menos d’un centenar de metros, hasta llegar a una zona d’escaleres, xunto a un restaurante. Xúbense les escaleres y enllázase con una cai que va en sentíu perpendicular a la playa. Esta cai lleva hasta la carretera, onde sigue’l percorríu de la ruta pela cera. Déxase a mano esquierda un camping y a la derecha l’esvíu a la cercana playa de Borizu. Síguese pela cera, dexando a mano derecha otru esvíu a los praos dende los que se pue acolumbrar el Cristu de Celoriu, igual que la playa de Truenzu. Depués d’esi cruz, déxase a mano derecha otru camping y a la esquierda unos ivernaderos, pa siguir pela cera, qu’a poco y a poco xube, hasta llegar a otru camping y al nucleu de Barru, que se traviesa dexando a la derecha l’esvíu pa la playa d’esti llugar.

El Camín va pela cera de la carretera alredor de la que se foi desenvolviendo la población, que presenta abondos exemplos de construcciones unifamiliares construyíes de recién, mesmo que dalgún bloque de viviendes d’últimos del sieglu XX.

Al dexar atrás Barru, en cruciando un regatín, síguese pela cera de la carretera local, hasta’l momentu nel qu’ésta acaba. Entós, hai que cruciar la vía y siguir per una pista de tierra asitiada a la derecha, que tien unos 150 metros, hasta llegar a una curva onde se ve la entrada a una casona arrodiada d’un espaciu verde bien ampliu onde destaquen dos palmeres que presiden el conxuntu monumental. El Camín dexa atrás esta entrada y sigue per una vía asfaltada, que se desarrolla en sentíu perpendicular a la pista precedente. El Camín pasa a tar agora formigoniáu y desde ellí tiénense les primeres vistes d’ún de los paisaxes más peculiares de la costa llanisca, el de la ensenada d’El Vau presidida pola ilesia y el cementeriu de la ilesia parroquial, onde tamién se pue acolumbrar, a la derecha del templu, el llugar de Niembru, desarrolláu n’altura dende’l fondu de la ría a lo llargo y ancho d’un colláu. Esta ye una de les imáxenes más icóniques d’Asturies.

Depués de poco más de 110 metros, esti camín formigoniáu desemboca na carretera local LL-11, xunto a la llamada Casa del Cura.

Depués de dexar atrás la casa, síguese pela cera de la carretera autonómica a lo llargo de cuasimente mediu quilómetru hasta llegar a la ponte sobre El Ríu Calabres. Enantes, déxase a mano esquierda un área de descansu pequeña, dotada de bancos y una fonte construyida en 1957. A la derecha, la carretera llenda directamente cola ría, ufriendo una visión panorámica bárbara d’ésta, y de la ilesia y el cementeriu. Namás dalguna construcción aislada s’interpón nesti paisaxe.

La ponte que salva El Ríu Calabres lleva derecho pa la capiya d’ánimes d’El Santín, estructura pequeña atechada onde dientro se guarden les talles de Cristu crucificáu y San Roque, mesmo que delles plaques onde apaecen inscrites dalgunes sentencies.

Dende esti puntu’l Camín sigue per un caminín que xube, a la esquierda de la capiya. Si se quier visitar la ilesia de Niembru hai qu’esviase a la derecha y siguir pela carretera local unos 130 metros, y hai que volver depués a esti puntu pa siguir el percorríu xacobéu.

A la esquierda de la capiya del Santín entama un camín con una cuesta curtia pero bien pindia. Ye una sienda antigua, conocida como la Cuesta de Niembru, a lo primero empedrada y que da pasu llueu a un firme de tierra compacto y piedra, ente árboles, y que depués de dos curves de xubida fuerte llega a una pista de tierra que s’allarga poco más de 600 metros, en dirección al Oeste, ente pradería y zones de bardial, que dexa acolumbrar, a la derecha, el pueblu de Niembru, al que nun se va llegar a entrar. El Camín sigue siendo una pista de tierra y piedra hasta una casa cerca del encruz cola carretera local LLN-9; nesi momentu pasa a tar formigoniáu. Crúciase la carretera y síguese de frente per un camín asfaltáu en cuesta, con murios de piedra peles veres, pel que se xube hasta llegar ensiguida a un biforcu, onde se garra’l camín de la esquierda, dexando al poco l’esvíu a la playa de Torimbia a la derecha. Síguese de frente, pasando perbaxo d’una casa vieya ente contrafuertes y arrodiada de murios altos de zarru de la parcela. Esta yera una antigua venta d’asistencia a los viaxeros, güei n’estáu de abandonu.

El percorríu sigue per esti camín asfaltáu, un poco pindiu, pela zona de Las Llaviercas, pasando al llau de construcciones vieyes en desusu y dalgún ivernaderu, hasta que pasaos unos 200 metros dende l’últimu esvíu la ruta conviértese nuna sienda de tierra y piedra qu’ente praos y en parte con murios de zarrar parceles pelos llaos lleva, depués d’un recorríu curtiu, de malapenes 75 metros, al arcén peatonal de la carretera local LL-11, a lo llargo de unos 150 metros, dexando a mano esquierda un conxuntu d’edificaciones presidíu por una construcción de trés pisos con ún de los llaos configuraos en forma de torre, na curva de la vía, nun llugar denomináu La Fábrica.

Depués de superar esa construcción, y primero de llegar a una segunda curva, el Camín de Santiago esviase a la derecha, siguiendo’l llamáu Camín del Mar, una vía de tierra compacto y piedra que s’adientra nun entornu natural, discurriendo en bona midida pel interior del túnel que fai la vexetación arbórea que crez a un llau y otru de la ruta. Depués d’un poco menos de mediu quilómetru de xubidina, llégase al cruz con una pista más ancha, perpendicular a la ruta xacobea, que lleva pa contra una construcción a la derecha, nun alto, y que llamen Hacienda El Foro.

Depués d’esti cruz síguese derecho, dexando a mano esquierda les instalaciones de la empresa Agar de Asturias. El Camín sigue siendo una pista de tierra y piedra, que lleva tres d’unos pocos metros a l’antoxana d’una construcción desarrollada alredor d’una construcción primitiva de planta baxa y superior con corredor, a la que se foron amestando depués otres construcciones. Depués d’esta vivienda, la ruta pasa ente ocalitales, gana n’altura y dexa columbrar a la esquierda perspectives amplies de valles y montes, col macizu occidental de Los Picos d’Europa al fondu. Nesti tramu’l Camín va penriba del pueblu de Bricia, que nun se llega a ver dende la ruta.

Darréu entama la baxada per una pista forestal, ente ocalitos; y síguese de frente nel primer encruz que s’atopa, dexando a mano derecha un camín que xube con una cuesta pindia. La baxada pronunciada dexa contemplar dende lo alto, a mano derecha, la ilesia de San Antolín de Beón y los restos de les construcciones del antiguu monesteriu que s’asitiaba nesti puntu, otru de los llugares de marcada historia xacobea dientro del conceyu de Llanes.

Báxase hasta la carretera xeneral, puntu esti onde ta la entrada al complexu de Beón. La ruta va pel arcén peatonal, separtáu de la carretera AS-263, bordiando la parcela onde s’asitia’l monesteriu. Síguese per esti arcén, hasta llegar a una ponte sobre El Ríu Beón, que cunta tamién con un pasu especial pa peatones, con suelu de madera. Depués de travesalu, prosigue la ruta pel arcén adaptáu a peatones de la carretera, qu’engancha col paséu de la playa de San Antolín, conformáu por una cera bordiada por una barandiella blanca inspirada na qu’hai un sieglu que preside’l paséu marítimu de la playa xixonesa de San Llorienzo.

Avanzando per esti paséu marítimu llégase otra vez al arcén de la carretera, en paralelo a les vías del tren. Al acabar l’arcén peatonal, hai que siguir pel propiu arcén de la carretera AS263, que nuna xubida llarga lleva hasta’l pasu perbaxo de dos viaductos de l’autovía, dexando a mano esquierda un depósitu d’agua y a la derecha una nave de venta de vehículos.

Llega d’esta manera la ruta al pueblu de Naves.

De primeres aparez un biforcu de caminos, que se resuelve garrando’l camín local que queda a la esquierda, dexando a mano derecha la continuación de la carretera nacional. Siguiendo per esti camín local, déxase darréu a mano esquierda un área de descansu, conformáu por un espaciu verde onde punxeron bancos y una fonte. Poco después, a mano derecha, asítiase’l cementeriu parroquial de Naves y Beón, que tien a la entrada una placa datada nel añu 1881.

El camín sigue pela carretera local, ente murios altos de piedra que dexen achisbar tres d’ellos construcciones agrícoles, onde ye frecuente alcontrar horros y paneres nos que s’almacenen los frutos de les güertes qu’abonden nesta zona. Llégase d’esta manera al templu parroquial de Naves. Al llau de la ilesia hai un bancu corríu de piedra que tien na parte central una fonte, tamién de piedra, construyida en 1903 a cargu de cinco persones que s’identifiquen nuna placa conmemorativa existente na propia fonte.

El Camín sigue de frente, dexando a mano esquierda la ilesia y la gran casona de La Ḥuente, arrodiada por un muriu de zarru de piedra y con rexería ente pilastres.

A mano derecha del Camín vense delles viviendes ente contrafuertes, con planta baxa abierta ente esos murios llaterales y cola d’arriba ocupada por galeríes de madera o corredores abiertos. Síguese derecho, hasta llegar a una plaza presidida por una fonte bebederu, construyida en piedra en 1903, gracies a l’arrogancia de Pedro y Ramón del Cueto, xenerosidá que recuerda una placa que preside la construcción. Esta fonte allúgase nel centru d’un espaciu abiertu arrodiáu por un murín de piedra y árboles. Alredor de la plaza converxen delles construcciones, en xeneral de tipoloxía popular y pocu desarrollu n’altura.

El Camín sigue de frente dexando a mano esquierda dalgún esvíu, y con un muriu altu de piedra a la derecha, hasta llegar a un llugar, nel barriu d’Iyán, presidíu pol gran edificiu del llagar Cabañón, construcción de planta rectangular con dos pisos. A la derecha de la fachada principal del llagar hai una portada d’accesu monumental a una finca presidida por una casona.

La ruta sigue de frente, pela vera del edificiu del llagar, que na parte d’atrás cunta, nuna plataforma elevada, con una panerona. Poco depués el firme del Camín pasa a ser de tierra compactao y piedra, y abandona yá’l nucleu de Naves pa pasar per un rodiada natural. Hai partes onde l’itinerariu alcuentra afloramientos de la peña madre, nos qu’hasta se faen cavidaes pequeñes. Siguiendo per esti camín mediu quilómetru aproximao, ente praos y con árboles a cada llau del percorríu de la ruta, llégase, depués d’una xubidina, al nucleu de Villaḥormes. La ruta, que nun llega a adientrase nel centru del llugar, pasa equí pel barriu de San Antonio.  

Al llegar al pueblu, el Camín pasa a tar formigoniáu. Lo primero que se dexa a mano derecha ye una filera de construcciones pertenecientes a un establecimientu hosteleru; poco depués apaez, a mano esquierda, una fonte. Hai que siguir de frente, ensin metese pal pueblu, que namás s’arrodia pela parte sur, dexando a mano derecha delles construcciones, dalguna d’elles d’antigüedá notable, casu d’una vivienda blanca ente cortafueos que queda nuna parcela de bona estensión zarrada por un muriu de piedra.

Poco depués pásase énte la capiya de San Antonio, construyida en 1895; en pasándola, nel biforcu, hai que siguir pel camín de la esquierda.

Síguese pel llamáu Camín de la Venta, porque en tiempos antiguos hubo un establecimientu d’agospedamientu nesta zona. Anguaño esti caminín presenta la forma de pista de tierra, ente ocalitos. Pronto, pásase al llau d’una capiyina d’ánimes mui recién, arrodiada de rexes, na que se caltién una imaxe de la Virxe del Carme, vinculada a les ánimes del purgatoriu. Na portada de la capiya pue lleese la inscripción “Capilla de las ánimas. No pases sin rezar”. Dende esti puntu, tovía hai que siguir per esta pista quilómetru y mediu, siempre en dirección al Oeste y un poco cuesta arriba, ensin garrar nengún de los esvíos qu’apaecen a lo llargo del percorríu. Pásase énte la que llamen Venta Castañeda, qu’inclúi delles construcciones a los dos llaos del Camín, nuna zona onde presenta firme formigoniao. Pa la vera esquierda de la ruta, delantre d’un pórticu qu’hai énte una cochera, existe una capiyina d’ánimes construyida nel añu 1983. Poco depués llégase al llugar de Güergu, onde hai unes poques viviendes unifamiliares ente les que pasa un camín que sigue tando asfaltáu y que sigue recto, dexando a la derecha un esvíu que lleva a delles viviendes y caseríes del nucleu.

Dende Güergu, el camín sigue un poco cuesta abaxo hasta entroncar cola carretera local LLN-16, siguida d’una ponte de Güergu sobre El Ríu Riboria. Síguese de frente, enllazando con una vía que xube y que nos primeros metros ta formigoniada, y que darréu pasa a convertise nuna pista de tierra y piedra.

La ruta sigue per un entornu rural dafechu, a los pies del monte d’El Llanu de Nueva, ente carbayos y dalguna encina peles dos veres del camín, mediu quilómetru, onde namás s’acolumbra a mano derecha una casería con un horru delantre. Poco depués llégase a la gran parcela perteneciente al palaciu del marqués de la Vega del Sella. Esta construcción principal achísbase ente los árboles y el muriu de piedra qu’arrodia la finca.

Tamién va pasase a la vera d’una vivienda vinculada a esti palaciu, pa la parte derecha del Camín, y detrás d’ella una portada con rexes dexa contemplar parte del espaciu verde qu’arrodia la construcción. Entronca nesti puntu’l Camín con una vía que s’incorpora dende la esquierda, pasando a convertise nuna pista de formigón, que pel llau derechu tien el muriu de piedra qu’arrodia’l palaciu del conde de la Vega del Sella. Dende esi entronque, hai dalgo más de 300 metros de ruta hasta llegar al llugar de Nueva de Llanes. Delles viviendes unifamiliares empiecen a apaecer nel camín pela vera esquierda, hasta que se llega a la carretera AS-263, yá nel nucleu de Nueva, onde existió en tiempos modernos un hospital de pelegrinos, llamáu de la Virxe de la Blanca.

Llégase a esta población per un parquecín. Darréu crúciense les víes del tren de vía estrecha, que lleven directamente al nucleu central del pueblu. Nel primer espaciu n’abertal qu’alcontramos depués de les víes hai una fonte de piedra. La ruta sigue recta, en dirección al Oeste, pasando per dalgunes de les cais más representatives del llugar, onde hai una representación bárbara de tipos arquitectónicos d’últimos del sieglu XIX y primeros del XX, con exemplos de construcciones d’inspiración indiana, montañesa o racionalista, nos que son frecuentes los corredores y les galeríes.

Detrás d’una placina, síguese per delantre de la fonte del mercáu, promovida por Andrés del Río Pérez en 1893, tal como recuerda una placa nel frente d’una construcción de piedra qu’arrodia’l cañu de la fonte, de fierro fundío.

Poco depués d’esta fonte llégase a la ilesia parroquial de San Xurde de Nueva, presidida por una gran torre d’inspiración románica a un llau de la portada principal del templu.

En pasando la ilesia, síguese de frente hasta llegar a una ponte sobre El Ríu Nueva, que se traviesa. Hai que siguir entós de frente pel arcén de la carretera autonómica AS-263, dexando a mano derecha l’esvíu pa les playes de Cuevas, a dos quilómetros d’esti puntu.

Xúbese pel arcén de la carretera 140 metros aproximao, hasta un primer esvíu a la derecha que lleva al Camín de Santiago per una pista de tierra d’unos 600 metros, en paralelo a les vías del tren, a les qu’en dalgún puntu cuasimente llega a tocar. Nos primeros metros d’esti percorríu pue contemplase, a la derecha, una panorámica del llugar de Nueva, del qu’a poco y a poco va apartándose’l Camín. Llégase a un pasu fonderu de l’autovía del Cantábricu, qu’hai que cruciar. Depués, la ruta tuerce pa la esquierda, otra vez en dirección al Oeste. Circúlase nesta ocasión per una vía de tierra y piedra, ente praos a la derecha y l’autovía a la esquierda, colos montes de Cuera de frente. Esti camín allárgase cerca d’un quilómetru, nel que se dexa a mano derecha’l nucleu de Piñeres. Depués d’esi quilómetru llégase a un camín asfaltáu, nuna curva na qu’hai que siguir la vía qu’hai de frente, que lleva al llugar de Piñeres, al que’l Camín nun llega a entrar, dexando a mano derecha les construcciones principales.

Hai que siguir pela carretera local LLN-17, en paralelo a l’autovía y xunto a diverses construcciones, ente les que destaca una edificación entre cortafueos y con recercos de cantería nos vanos, y con una portalada d’accesu a la parcela de grandes dimensiones.

Síguese pela carretera local, dexando a mano esquierda l’esvíu pa Nueva y Belmonte y siguiendo unos 270 metros aproximao hasta l’esvíu siguiente pa la esquierda, na zona llamada El Corru, que se garra y que lleva per una pista de tierra a la ilesia de San Pedro de Pría, na parte d’arriba del pueblu, al qu’hai que xubir per una pista que traviesa pradería, ocalitales y tierres de pastu. Ha travesase una portiella, y depués bordiar un prau, que depués hai que travesar pa llegar al templu.

La ilesia de San Pedro, de grandes dimensiones y allugada ente la casa rectoral y el cementeriu, tien unes vistes bárbares del interior del conceyu de Llanes.

El Camín de Santiago sigue’l so percorríu a la vera del cementeriu de San Pedro, que se dexa a mano derecha, per una pista de tierra que baxa pal llugar de Belmonte. Llégase a les primeres viviendes d’esti nucleu depués de mediu quilómetru de baxada ente ocalitos, con vistes pa la derecha a la costa llanisca y de Ribeseya.

Les primeres construcciones de Belmonte suponen el cambiu de firme nel Camín, qu’agora pasa a tar formigoniáu. Llégase ensiguida a la capiya de San Xosé, nel barriu altu del pueblu. La capiya queda pa la derecha de la ruta.

Síguese ente les viviendes de Belmonte, dalgunes de della antigüedá, como amuesen los antepechos de cantería qu’hai baxo les ventanes de delles edificaciones. Depués de pasar les últimes cases del pueblu, síguese’l camín que tira pal Oeste, garrando d’esta manera’l primer esvíu a la derecha qu’apaez, que va per una pista de tierra y piedra, a lo primero con murios de piedra peles veres. Depués d’unos 400 metros de baxada que lleva a una pista de formigón y a un pasu sobre les víes del ferrocarril que se dexa a mano esquierda, el Camín sigue pa la derecha, primero per un camín de tierra que xube y que lleva, depués d’otru xiru a la derecha, a una pista asfaltada, bordiada por murios de piedra, que xube pa contra un nucleu de viviendes unifamiliares, una d’elles con portalada d’accesu a la correspondiente finca, tres de la cual se dispón, en forma de L, un conxuntu de construcciones qu’inclúi un ala que na planta superior tien un corredor con una balaustrada de madera.

Hai que siguir per esta vía hasta pasar les viviendes y llegar a una curva mui zarrada, que se garra, torciendo pa la esquierda, enllazando con una carretera estrecha asfaltada que lleva derecho a la ponte de Cuerres, sobre El Ríu Mía, finxu que señala la frontera ente los conceyos de Llanes y Ribeseya.

La ponte de Cuerres, qu’anguaño queda a un llau del Camín y que se pue cruciar andando, configúrase como una estructura d’un únicu vanu, construyida con bloques grandes de piedra caliar. Tamién se caltién el tableru de la ponte, igualmente en piedra.

En cruciando la ponte, síguese pela carretera local, xubiendo un costarapu nuna zona d’afloramientos en superficie de la peña caliar. Xusto al llegar a esi altu, báxase per un camín que va ente murios de piedra caliar puesto en seco que lleva al llugar de Cuerres, primer llugar del conceyu de Ribeseya pel que pasa’l Camín de Santiago costeru.  

La ruta nun s’adientra hasta la ilesia de San Mamés de Cuerres nin hasta la so fonte de los pelegrinos, los dos elementos patrimoniales más señalaos del llugar, sinón que sigue per caminos qu’arrodien esi centru monumental, y que pasen al llau de viviendes unifamiliares de construcción recién, teniendo a los llaos murios de piedra caliar cuasimente en tol so llargor.

En dexando atrás les viviendes de Cuerres, el Camín pasa a ser una pista de tierra y piedra, que lleva directamente a una vivienda ente cortafueos que queda énte les víes del tren, qu’hai que travesar, continuando depués la ruta pa la derecha, per una carretera local, paralela al ferrocarril, que sigue aproximadamente mediu quilómetru, dexando a la esquierda dalguna construcción sola, una d’elles de grandes dimensiones y d’usu hoteleru. Xúbese a un pasu eleváu y síguese pela mesma vía local hasta llegar a un encruz de caminos, onde hai que garrar el que sigue pa la derecha, saliendo de la carretera y dexando a la esquierda una vivienda con un horru delantre, na mesma curva onde ta’l biforcu de víes.

Síguese per un camín asfaltáu, ente praos, murios de piedra de zarru de parceles y dalguna vivienda aislada, y depués de malapenes 300 metros llégase al nucleu de Toriellu, onde hai una fonte y un área de descansu pequeña. Al poco ta l’edificiu de les escueles vieyes y la capiya de San Martín, d’una nave sola con pórticu frente a la entrada y presidida por una espadaña con campana. Depués de la capiya, y al otru llau de les víes del tren (a la derecha del Camín), desarróllense más construcciones del nucleu, dalguna de della antigüedá, como atestigua la so estructura ente murios cortafueos.

En pasando Toriellu, el camín sigue per una vía asfaltada, y llega a una antigua venta de la que se caltién la metá de la estructura, apegada a una vivienda más nueva. La parte vieya de la construcción ta construyida con piedra de cantería y mampuestos de piedra caliar y dexa albidrar que s’estructuraba alredor a un gran porche o estragal central na planta baxa, con corredor nel pisu d’arriba. Al dexar p’atrás l’antigua venta, síguese de frente, garrando pa eso nel siguiente biforcu el camín que va pela derecha, dexando a la esquierda la ruta formigoniada que se venía siguiendo. Síguese per una pista de tierra ente praos y con murios baxos de piedra a los llaos, hasta xuntase coles víes del ferrocarril, que se crucien. Esti ye l’antiguu camín real de Pría, qu’enllazaba Llanes con Ribeseya.

Depués de travesar la llinia férrea, síguese pa la esquierda, per un camín que va paralelu al tren unos pocos metros y que depués pasa a separase dél. Trátase d’una pista de piedra y tierra, que va pa la esquierda, dexando a mano derecha un primer camín que s’esvia, y siguiendo per un tramu onde la ruta presenta una caxa bien fonda, ente zarros llaterales a base de turries, tomaos pola vexetación y por dalgún árbol. Déxase atrás un esvíu nuevu pa la derecha y al poco otru a la esquierda, nuna zona con ocalitales.

En xeneral, esta ruta pasa pela zona conocida como L’Infiernu ente praderes y espacios amplios n’abertal que dexen contemplar panorámiques guapísimes, presidíes pol fondu de los montes de la sierra de Cuera. Ye interesante comprobar cómo se resuelve’l zarru ente parceles a base de murios continuos de piedra caliar colocao en seco, no que constitúi’l testimoniu d’una técnica ancestral de construcción, respetuosa dafechu col mediu ambiente.

La ruta sigue mediu quilómetru dende’l últimu esvíu hasta llegar al siguiente, siguiendo pela vía de la derecha per una sienda de característiques asemeyaes, a la que más p’alantre s’incorpora un camín dende la esquierda. Depués d’otros 600 metros llégase a una vía asfaltada, xusto nun biforcu onde la ruta xacobea sigue pel ramal de la esquierda, y sigue per carretera asfaltada más de mediu quilómetru, hasta otru enllaz cola vía del tren, depués de dexar atrás, a mano derecha, un gran conxuntu d’edificaciones, alredor d’una casona del sieglu XVIII, de fechura mui clásica, con una puerta adintelada con piedra de cantería a los llaos, que tamién apaez nes esquines. Igualmente apaecen nesti tramu de camín, a cada llau de la ruta, pumaraes.

Crúciense les víes del tren y síguese per esta vía unos 300 metros, hasta enllazar cola carretera AS-263, y hai que siguir pel arcén d’esta, pa la derecha según se produz l’entronque, unos pocos metros, hasta un primer esvíu a la esquierda, que baxa y lleva, per un camín de tierra y piedra, al campu de fútbol de Ribeseya.

Va bordiándose l’estadiu per un camín asfaltáu y xusto depués xúbese per un costarapu, ente árboles, hasta llegar 400 metros depués otra vez a la carretera nacional. Síguese pel arcén d’esta vía, dexando a mano esquierda la estación de ferrocarril (les víes traviésense per un pasu eleváu integráu na propia carretera nacional). L’arcén lleva directamente al nucleu de Ribeseya; ensiguida apaecen ceres peles que se sigue hasta’l centru de la villa atravesando primero’l barriu de San Antoniu. Una primer gran construcción que s’atopa a mano derecha, tres d’un muriu perimetral de zarru, ye la residencia de persones mayores de San Miguel de la Montaña. En dexando p’atrás esti equipamientu, entámase la baxada pa contra’l cascu históricu de Ribeseya; el Camín ésviase de la carretera AS-263, que se dexa a mano esquierda, y garrando una rampla peatonal síguese peles cais de la Estación y Trasmarina, pa llegar a unes escaleres na cai Escura que lleven directamente a la cai del Infante, una de les principales arteries del conxuntu históricu de Ribeseya.

Al traviés d’esta vía, qu’ente construcciones vieyes con cortafueos y balcones, llégase a la plaza de la reina María Cristina, onde s’atopa, nún de los estremos, l’antiguu palaciu de Prieto-Cutre, güei casa del conceyu ribeseyanu. Siguiendo de frente pela cai de José López Muñiz, acaba por llegase a la plaza de la ilesia, final d’esta etapa y un puntu de partida bárbaru pa entamar un percorríu urbanu per Ribeseya, villa na que yá en 1486 se fundó un hospital de pelegrinos dedicáu a San Sebastián.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Scroll to Top