Llanes

Capital del concejo del mismo nombre, es una de las grandes villas de Asturias. Tiene su origen en la repoblación de la costa cantábrica impulsada por los monarcas castellanos en la Plena Edad Media. En el caso concreto de Llanes, se debe su fundación a la carta puebla concedida por el rey Alfonso IX en 1228. Posteriores monarcas como Alfonso X el Sabio, Alfonso XI o los Reyes Católicos, le concedieron o confirmaron diversos privilegios comerciales y fiscales, lo que contribuyó al crecimiento de la población durante este período medieval. La villa estaba amurallada (se conservan aún varios fragmentos de ese recinto murario y alguna de las torres, como la que actualmente acoge la oficina de turismo) y en el interior se desarrolló una red de calles en torno a la iglesia de Santa María del Concejo, principal templo de una localidad en la que se conservan ejemplos destacados de edificios de época gótica, renacentista, barroca y contemporánea, momento en el que la villa desborda el perímetro amurallado medieval y se expande en todas direcciones.  

Llanes se localiza a orillas del mar Cantábrico, a 11 metros de altitud, en torno a la desembocadura del río Carrocéu. Su puerto fue uno de las principales puertas del comercio asturiano en época medieval y moderna, estando atestiguados intercambios con puertos de toda la Europa atlántica. También fue un punto de llegada de números peregrinos a Santiago que proseguían desde aquí por tierra su camino hacia la tumba del Apóstol. 

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Ir arriba