Museo Arqueológico de Asturias

El Museo Arqueológico de Asturias se aloja desde 1952 en el antiguo claustro del convento de San Vicente de la ciudad de Oviedo/Uviéu. Este edificio, cuya rica historia lo relaciona con el origen de la ciudad, fue declarado monumento nacional en 1934

Un documento copiado en el siglo XII, con evidentes interpolaciones, atribuye el origen del monasterio de San Vicente al año 761 cuando, reinando Fruela I, el abad Fromestano y su sobrino Máximo se instalaron en un lugar desierto llamado Oviedo.

De esta primitiva construcción apenas nos ha llegado algún resto, así como del edificio de estilo románico, de finales siglo XI o primera mitad del siglo XII, del que sólo conocemos algunos restos localizados durante diversas obras de restauración.

El claustro actual fue iniciado en la década de 1530, bajo dirección del maestro Juan de Badajoz el Mozo. Juan de Cerecedo el Viejo y, a su muerte, su sobrino Juan de Cerecedo el Mozo concluyeron el piso alto en la década de 1570.

Tras la desamortización de los bienes eclesiásticos de 1837 el edificio pasó a ser propiedad de la Diputación de Oviedo, convirtiéndose en oficinas y dependencias administrativas. En 1934 el antiguo claustro de San Vicente fue declarado monumento histórico-artístico y a partir de 1939 se inició la restauración del mismo bajo la dirección de Luis Menéndez Pidal, arquitecto conservador de monumentos de la zona noroeste, y de Manuel Bobes (padre e hijo).

La iglesia conventual colindante con el claustro se segregó como parroquia de Santa María de la Corte y, por su parte, en el año 1969 las crujías del patio de servicio, la actual plaza de Feijoo, alojaron la facultad de Filosofía y Letras, hoy de Psicología.

Desde 1952 hasta ahora alberga el Museo Arqueológico de Asturias.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Ir arriba