Camino de la costa

Etapa 7: Casquita - Gijón/Xixón

Larga etapa de 26,7 kilómetros que conecta Casquita con Gijón/Xixón, a través de los concejos de Villaviciosa y Gijón/Xixón. En su recorrido, el Camino de Santiago atraviesa dos importantes cordales, el de Pión y el de El Curbiellu, lo que determina que sea ésta una etapa de fuertes desniveles en su primera mitad, sobre todo entre Niévares y el alto de Pión, cuando en apenas dos kilómetros se salva un ascenso de más de 300 metros. Una vez pasado el alto de El Curbiellu, bastante menos prominente, se inicia una segunda parte de la etapa mucho más suave, en ligero descenso hacia la ciudad de Gijón/Xixón y el mar. 

Se circula predominantemente por firme de asfalto, siendo apenas 6 los kilómetros que cuentan con un suelo de tierra o grava. A pesar de ello, el entorno por el que se transita en esta etapa es netamente rural, desde el inicio en la pequeña aldea de Casquita, pasando por pequeños pueblos como El Mayorazu, Niévares, Pión, El Curbiellu o La Olla, así como por las parroquias gijonesas de Deva, Cabueñes y Somió, ya en las proximidades de la gran ciudad costera, cuyo casco urbano se recorre de Este a Oeste a través de la avenida de la Costa (cuyo itinerario coincide con del antiguo Camino Real de Vizcaya a Galicia), para terminar la etapa en la céntrica plaza de Europa, punto tradicional de acceso a la ciudad histórica de Gijón/Xixón, en el que durante mucho tiempo se localizó la llamada Puerta de la Villa. 

El patrimonio cultural de carácter etnológico es muy rico en esta etapa, discurriendo el Camino por pueblos en los que se conservan buenos ejemplos de caserías o quintanas tradicionales, así como abundantes hórreos y paneras y algún molino. También la arquitectura nobiliaria, con ejemplos destacados como el palacio de Niévares, tiene su representación en este recorrido. Conforme la ruta se va aproximando a Gijón/Xixón serán más las tipologías patrimoniales que vayan apareciendo, entre las que destacan las casonas de tipología indiana, edificios de espectáculos como la plaza de toros de El Bibio o ejemplos destacados de la arquitectura del siglo XX, entre los que destaca el complejo de la antigua Universidad Laboral de Gijón/Xixón, hoy Laboral Ciudad de la Cultura, situada a escasos metros del Camino de Santiago. En su recorrido gijonés, la ruta pasará junto a varios centros museísticos de notable interés, caso de la Fundación Museo Evaristo Valle en Somió, el Muséu del Pueblu d´Asturies y el Museo Nicanor Piñole, sito en el punto final del recorrido. 

A lo largo de la historia jacobea, especialmente en la Edad Media, este recorrido jugó un papel secundario respecto al enlace que desde Casquita enlazaba el camino costero con Oviedo/Uviéu, ya que la capital asturiana era per se un centro importantísimo de atracción de peregrinos, dada la riqueza de las reliquias que atesoraba su Cámara Santa. No obstante, existen referencias documentales que acreditan el paso de peregrinos por este camino, sobre todo en los siglos modernos. Gijón/Xixón contó, además, con un hospital de peregrinos, denominado desde el siglo XVIII Hospital de los Remedios, del que aún se conserva su capilla, en pleno barrio alto de Cimavilla. 

Descripción de la etapa

La etapa se inicia junto a la capilla de San Blas de Casquita, en el punto en el que el Camino se bifurca para continuar hacia Oviedo (a la izquierda) o a Gijón/Xixón (de frente). Se continúa en este caso de frente, por la carretera local VV10, por la que prosigue el recorrido algo menos de 400 metros, entre viviendas cada vez más aisladas y praderías, en ligero descenso. Se pasa delante de alguna construcción de cierta antigüedad, desarrollada entre muros de piedra y con galerías o corredores en el piso superior. 

Tras esa distancia se abandona la carretera local y se toma un desvío a la izquierda, por un camino de tierra que bordea las ruinas de una antigua mantequera. 

Pasada la fábrica se cruza un puente sobre el río Grases (también llamado Valdediós) y se prosigue por un entorno totalmente natural, junto al río y ganando progresivamente altura por la ladera del monte de El Castillo, lo que permite contemplar, a mano derecha, amplias perspectivas de los valles de Grases y las Vallinas y de los diversos pueblos que se van asentando en esta zona (como Maoxu, Grases de Abajo y Grases de Arriba). Se realiza un recorrido en parte paralelo al de la carretera local, que queda a mano derecha. 

La primera construcción que se encuentra a la vera del Camino será, tras más de 1.200 metros de recorrido (en los que se continúa recto, sin tomar un desvío que aparece a mano derecha), un molino, configurado como una construcción de dos plantas que conserva la boca del infierno y el canal. 

Poco más adelante, también a mano derecha, aparece una vivienda aislada con un hórreo en la parcela posterior, pudiendo contemplarse más en la distancia una gran quintana en lo alto de un repecho, con dos palmeras y una pequeña capilla en el extremo del conjunto. 

Menos de medio kilómetro después del primer molino, se llega a un conjunto de construcciones en el lugar de El Mayorazu, prosiguiendo el Camino por una pasarela que cruza la riega de Cumbre, frente al edificio del molino. 

Se prosigue de frente tras ese cruce, dejando un desvío a mano derecha, discurriendo la vía en paralelo al río Valdediós, que más adelante se vuelve a cruzar sobre un paso de hormigón, ascendiéndose ligeramente, entre amplias perspectivas de praderías y montañas al fondo. Se llega a las proximidades de una gran nave agrícola y se acaba desembocando en una pista de hormigón paralela al recorrido de la autovía del Cantábrico, dejando a mano izquierda, en el lugar llamado Siana, un complejo agropecuario integrado por una vivienda, varias naves agrícolas y una panera. 

Se prosigue por esa pista de hormigón durante poco más de medio kilómetro, tras el que se enlaza con una carretera local, girándose a la derecha por la misma y pasando bajo dos viaductos de la autovía del Cantábrico. Se inicia entonces un ascenso por el arcén de la carretera, dejando en una primera curva, a la izquierda, una vivienda y varias naves de ganado, en la zona conocida como Casares. Prosigue esta ascensión, entre praderías y algún árbol flanqueando el Camino. Tras otra curva a la izquierda, se continúa hasta llegar al pequeño núcleo de viviendas de La Erbella, con parcelas rodeadas por muros de piedra y por seto vegetal, hasta desembocar en la carretera local, por la que se prosigue hacia la derecha, en dirección a Villaviciosa, continuando en ascensión hasta llegar a un paso elevado sobre la autovía. 

Se cruza la autovía, dejando a mano izquierda un desvío hacia La Llana, prosiguiendo la subida por el arcén de la carretera, dejando una vivienda (conocida como Casa’l Roxu) a mano izquierda más adelante, hasta desembocar en un cruce con la carretera local VV9, que se toma, girando a la izquierda en dirección a El Pedrosu y Peón. 

Continúa el Camino de Santiago por el arcén de la carretera, en pronunciada ascensión. A mano derecha se puede contemplar el conjunto del palacio de Niévares, mientras que a la izquierda la carretera flanquea una antigua construcción semirruinosa y una casa de aldea con corredor. 

En una curva la ruta se desvía hacia la izquierda, por una carretera asfaltada que sube una pendiente y que se abandona pocos metros más arriba, en el primer cruce hacia la derecha, enlazando con una pista hormigonada que atraviesa el pueblo de Niévares, formado por un pequeño núcleo de viviendas unifamiliares, explotaciones ganaderas, huertos y algún hórreo, localizándose la iglesia de Santolaya en la parte baja de la localidad.  

A la salida del pueblo, tras dejar atrás las últimas casas de Niévares, se prosigue por una pista hormigonada, iniciándose una prolongada ascensión por el monte la Parexana, entre eucaliptos y prados. Tras una curva hacia la izquierda, se llega a una casa aislada, con hórreo, en la zona denominada La Piñera, momento en el que la pista pasa a ser de tierra, con algún tramo puntual de afloramientos de la roca del terreno, entre matorrales y árboles. 

Se asciende así, por el cordal de Pión, hasta que tras medio kilómetro aproximadamente se llega a una hilera de edificios, lugar en el que el Camino vuelve a convertirse en una pista hormigonada. Dejando atrás esas construcciones, prosigue la ascensión entre eucaliptos que dejan entrever en ocasiones amplias perspectivas del valle de Niévares. 

Se desemboca finalmente en la carretera VV8, dejándose a mano izquierda en ese punto un desvío hacia la izquierda por una pista de tierra. Se continúa por la carretera hasta llegar al alto del cordal de Peón, el llamado Altu la Cruz, prosiguiéndose ya en descenso por el arcén de la carretera local durante casi dos kilómetros y medio, con buenas vistas al valle de Pión y a las montañas que lo circundan. 

La bajada se realiza por la carretera, entre prados y con vistas puntuales a la izquierda a la autovía del Cantábrico. Tras dejar a mano derecha la primera vivienda aislada que aparece en este recorrido, se toma un desvío a la izquierda, por una pista de tierra que desciende de manera acusada entre árboles y taludes de tierra a ambos lados de la ruta en los primeros metros, que desemboca tras algo más de 300 metros en un camino hormigonado, por el que se continúa descendiendo, entre casas y algún hórreo y panera, hasta confluir con otro camino, por el que se prosigue hacia la derecha. 

Discurre ahora la ruta entre muros de piedra (en algún tramo de hormigón), viviendas aisladas, huertas y alguna pumarada, pudiendo contemplarse ya pronto, a la izquierda, el edificio de la iglesia parroquial. Se prosigue recto, dejando a ambos lados entronques con otros caminos y accesos a fincas particulares, hasta desembocar en la carretera local VV8, que se sigue hacia la izquierda, en descenso. En el siguiente cruce es posible tomar un desvío a la izquierda que, tras apenas 170 metros conduce a la iglesia parroquial y al cementerio de Peón, precedido por el edificio de las escuelas. 

Continuando por el arcén de la carretera local, y tras cruzar un arroyo y dejar a mano derecha un gran edificio alargado perteneciente a un establecimiento hostelero, se acaba enlazando con la carretera autonómica AS-331 en dirección Infanzón y Gijón/Xixón, en el barrio de Bárcena de Pión donde abundan las viviendas dispuestas a ambos lados de la carretera. Destaca por su antigüedad e interés patrimonial alguna de esas construcciones, entre muros de piedra y corredor en la planta superior, emplazándose también algún hórreo a los pies del Camino. 

Tras un recorrido de unos 360 metros por este barrio de Peón, y tras haber dejado atrás el cruce hacia Candanal y La Pola Siero, se deja la carretera para continuar por una pista de tierra que se toma a mano derecha de la carretera justo después de una vivienda moderna de dos plantas que tiene adosada, junto a la pista, una construcción de un único nivel, construida con mampostería de piedra (y antes de una curva que realiza la carretera local hacia la derecha, dejando a mano izquierda un hórreo, en un prado). 

Se prosigue por esa pista, en sentido perpendicular a la carretera, atravesando un regato y llegando a un cruce en el que se prosigue hacia la izquierda por una pista de hormigón. Poco después, en otro cruce en el que a mano izquierda se levantan varias viviendas y un hórreo, y que en frente está delimitado por un muro de piedra, se continúa hacia la derecha, bordeando la parcela de la Escuela de Agricultura de Peón, ya en el barrio de Requexu. 

Se asciende por una pista asfaltada, dejando un poco más arriba a mano izquierda un pequeño edificio correspondiente a un depósito de agua y la vía de entrada a una vivienda y un camino de tierra paralelo a la misma.   Prosigue la ascensión por la finca, dejando en otra curva otro acceso a una vivienda a mano izquierda, discurriendo la vía entre muros de piedra, eucaliptos y alguna plantación de manzano. Una panera solitaria, en un prado, encima de un alto muro de contención, domina el paisaje en esta zona, con amplias panorámicas sobre el valle de Peón. Se continúa recto, dejando a mano izquierda una vivienda aislada y poco después un camino que desciende hacia el valle. 

Prosigue el ascenso, con muros de bloques de piedra a la derecha, hasta llegar a un pequeño conjunto de edificaciones, a mano derecha del Camino, tras las cuales, y en un cruce de vías, se prosigue por la de la derecha, en ascensión, pasándose poco después por delante de una vivienda y, tras una curva cerrada a la derecha (por la que sigue el acceso a una vivienda), convirtiéndose el camino asfaltado en una senda de tierra y piedra. 

Se asciende por esta pista, entre eucaliptos y matorrales, dejando a ambos lados algún acceso a parcelas. En un primer cruce se prosigue hacia la derecha, subiéndose por un estrecho camino de piedra y tierra, entre eucaliptos, que tras que acaba enlazando con una carretera local que pronto enlazará con la autonómica AS331, en el núcleo de El Curbiellu, terminando aquí la ascensión al cordal del mismo nombre e iniciándose, por el arcén de esta vía, el descenso hacia el concejo de Gijón/Xixón. Pronto podrá contemplarse una primera vista de Gijón/Xixón y de la costa. 

Continúa la ruta por la carretera AS331 durante unos 800 metros. Alguna vivienda aislada, varias de ellas con hórreos (en general muy transformados) van apareciendo en este discurrir, hasta llegar a un gran edificio con capilla correspondiente a un establecimiento de restauración, que queda a mano izquierda del Camino, a más altura. La carretera bordea este establecimiento y nada más pasar una curva que se traza a los pies del mismo, se abandona esta vía y se prosigue hacia la derecha por una pista de tierra y piedra que continúa en sentido descendente, ya en el concejo de Gijón/Xixón, en la parroquia de Deva. 

Pronto aparecen las primeras viviendas unifamiliares y algún hórreo. Al llegar al primer cruce entre el Camino y la carretera de Castañera, la ruta pasa a estar asfaltada, prosiguiéndose por la vía de la izquierda, denominada carretera de San Miguel. Se discurre entre viviendas unifamiliares de finales del siglo XX en su mayoría, entre las que persiste algún hórreo, hasta llegar a un desvío hacia la izquierda, que se toma. Es el denominado Camín del Charco por el que se continuará a partir de ahora, atravesando el mismo la práctica totalidad de la parroquia de Deva, hasta llegar la vecina de Cabueñes. En un primer momento el Camín del Charco desciende de manera acusada, entre prados y con el arroyo de Lloreda a mano izquierda discurriendo en paralelo a la vía, todavía hormigonada. Tras atravesar un paso sobre unos túneles de la autovía A8, se asciende, continuando recto sin tomar sendos desvíos a derecha e izquierda que aparecen poco después de cruzar la vía. Una vez pasado el segundo desvío, el camino vuelve a ser una pista de tierra y grava. Se dejan atrás unas viviendas unifamiliares de reciente construcción y el Camino prosigue entre prados, flanqueado por sebes de matorral y algún árbol. 

Se llega a un cruce con el camino del Colate en la zona conocida como El Mirador, continuándose por el del Charco, existiendo una tira de viviendas en el espacio que separa ambas vías. Pocos metros más adelante el Camín del Charco desemboca en la carretera AS331, continuándose hacia la izquierda, por el arcén. Se continúa unos pocos metros y delante de un edificio moderno destinado a restaurante, se toma el primer desvío hacia la derecha, junto a unas viviendas unifamiliares de reciente construcción, por un camino de tierra y piedra que desciende. Es el denominado Camín Antiguo de Pión, que a los pocos metros de su recorrido se adentra en la parroquia de Cabueñes, pasando a discurrir por el interior de un auténtico bosque de eucaliptos, siguiendo una pista forestal sin tomar ninguno de los desvíos que van surgiendo. Tras casi 1200 metros se acaba confluyendo, en curva, en la carretera nacional N-632, dejando a mano izquierda el camping municipal de Deva (que, pese a su nombre, se localiza ya en Cabueñes). 

Se prosigue hacia la izquierda por el arcén de la carretera nacional y tras unos pocos metros, una vez pasada una tira de viviendas abandonadas, se toma la vía de la derecha, el denominado Camín del Estanco, por el que continúa el recorrido, entre los cierres de viviendas unifamiliares aisladas, con vistas hacia la izquierda del gran complejo monumental de la Universidad Laboral de Gijón/Xixón. 

Se deja a mano derecha el parque de La Mangada, con una zona infantil y de descanso, donde se localiza una fuente. Un poco más adelante, en un cruce con isleta vegetal central en la que hay un árbol, se prosigue de frente manteniéndose el recorrido por el Camín del Estanco. Unos metros después, se dejará a mano derecha un ejemplar excepcionalmente bien conservado de casa mariñana, que perteneció a Nicanor Piñole, afamado pintor asturiano de comienzos del siglo XX, una estatua del cual aparece frente a la casa mariñana, dentro de su parcela. 

Se prosigue el recorrido por Cabueñes por la calle del Cuadrante, dejando a mano derecha dos desvíos y teniendo siempre presente a la izquierda el complejo de la Universidad Laboral y el Hospital Universitario de Cabueñes. La ruta jacobea discurre entre chalets y algún edificio más antiguo, así como algunos hórreos y paneras, alguna de gran tamaño y rica decoración, propia del estilo Carreño. También se pasa junto a una vivienda reconvertida por su propietario en un homenaje a la mitología asturiana, con diferentes escenas y personajes tallados en piedra, en torno a una fuente. Tras esta casa se llega a un cruce en el que se prosigue hacia la izquierda, todavía por la calle del Cuadrante, en dirección a la parroquia de Somió. Pronto se pasa junto a un moderno edificio blanco, construido a base de módulos cuadrados, que aloja al centro de la organización Aspace en Gijón/Xixón. También se pasa junto a modernas urbanizaciones, ya en el barrio de La Pontica, en Cabueñes. Tras ese edificio, en una curva, se prosigue hacia la derecha, abandonando la calle del Cuadrante, que sigue de frente hacia la iglesia parroquial de Cabueñes, distante apenas 150 metros del recorrido oficial del Camino de Santiago. 

Se prosigue de frente por la llamada caleya del Conde, entre cierres de parcelas y entradas a urbanizaciones y se llega a la plazoleta Rubiera, un cruce de caminos con una isleta vegetal en el medio. Se toma el camino hacia la izquierda, el camino de la Frontera, que acaba conduciendo a la parroquia de Somió, tras haber pasado entre grandes villas y chalets unifamiliares, como Villa Concha, Los Cerezos, Los Mirabeles o la Quinta Pola.  

El recorrido por la parroquia de Somió continúa por el camino de Cabueñes, en una zona de praderías en la zona de Piquero, con buenas vistas hacia la Universidad Laboral, que da paso más adelante a una zona de concentración de urbanizaciones recientes (como La Quintana, Los Agapantos o Las Campanas), entre la que también se localizan dos merenderos del  Gijón/Xixón rural, La Fontaine y Casa Suncia. 

Tras pasar este último merendero, se llega a la carbayera de Candanal, que se flanquea, dejando a mano izquierda este espacio verde, así como un pequeño centro comercial. Se prosigue por el camino de las Azaleas, entre viviendas unifamiliares y espacios verdes, por una carretera que en parte cuenta con acera y que lleva hasta el gran edificio de una residencia de Ancianos, ya en el camino de los Claveles. Se continúa entre viviendas, algunas de ellas de gran porte e interés, continuando por el Camino de Fojanes, que conduce a la plaza de Villamanín, centro neurálgico de la parroquia de Somió, en cuyo centro a una estatua dedicada a ¿?. y en uno de cuyos flancos se localiza el Museo Evaristo Valle. 

Se continúa de frente, por la calle del profesor Pérez Pimentel, dejando a mano derecha un pequeño espacio verde con una fuente, y se llega a un cruce de vías en el que existe otra zona verde con un altar sacramental adosado al alto muro de piedra que flanquea este espacio. El Camino continúa hacia la izquierda, localizándose la iglesia de San Julián de Somió a 150 metros hacia la derecha de este punto. 

Se continúa por la acera de la calle Pérez Pimentel, apareciendo pronto a la izquierda la imponente Villa María. 

Se sigue de frente entre grandes propiedades de diferentes estilos (modernistas, racionalistas y también estilo tradicional asturiano) hasta llegar a la plazuela de La Guía, dejando a mano derecha una pequeña capilla de reciente construcción y varios chalets de comienzos del siglo XX de gran interés patrimonial. 

Se prosigue de frente y se cruza la rotonda existente sobre el cauce del río Piles, en la zona antaño conocida como el Puentín del Piles. Hacia la derecha en este punto se puede desviar para visitar el Muséu del Pueblu d´Asturies. 

Tras cruzar el río, a mano derecha aparece el estadio de fútbol de El Molinón. 

Se prosigue de frente por la avenida de La Costa, que permite atravesar el casco urbano de Gijón/Xixón desde el Este hasta el pleno centro, a lo largo de sus casi 2,5 kilómetros de recorrido, coincidentes con el trazado oficial del Camino de Santiago en esta localidad. 

El tránsito por la Avenida de la Costa permitirá pasar junto a modernos barrios de la ciudad, como el de Vieques, El Bibio, L’Arena o Los Campos, así como a monumentos y edificios de interés, caso del colegio de la Asunción con su iglesia neogótica, a mano izquierda, la plaza de toros de El Bibio, los chalets de Manuel del Busto, la moderna iglesia de los Capuchinos y el parque de Begoña. La presente etapa termina en la plaza de Europa, uno de los espacios centrales de Gijón/Xixón, al que se llega tras haber dejado a mano derecha el edificio del antiguo asilo Pola, hoy sede del Museo Nicanor Piñole. Al otro lado de los jardines se levanta el edificio del histórico Mercado del Sur, construido en 1899. 

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Ir arriba